Quieres recibir nuestras ultimas noticias?

Te enviaremos toda la informacion por correo electrónico

Suscribete

No realizamos spam, ni compartimos tu correo con otras empresas, ademas al suscribirte puedes participar en nuestro sorteo del 4:20!!

Trucos para prevenir el ataque de plagas

Da igual que el cultivo sea en exterior o interior. Una de las mayores preocupaciones del cultivador de cannabis son las plagas. Quien más y quien menos que haya cultivado algunas plantas, lo ha podido llegar a sufrir en primera persona. Y en el peor de los casos, se habrá llevado por delante algunas plantas o cosechas.

La mejor manera de combatir las plagas es mediante la prevención. Revisiones periódicas a las plantas debería ser obligatorio mínimo una vez a la semana. Lo que en un principio pueden ser unos pocos insectos, cuanto más tardemos en detectarlos más se multiplicarán convirtiéndose en plaga.

Las plagas pueden llegar a una planta de muchas maneras. Desde el cielo o la tierra. Pueden venir atraídas por nuestra planta, o que seamos nosotros mismos llevemos adheridas en nuestra ropa cuando volvemos del huerto o jardín. El intercambio de esquejes también uno de los motivos del contagio de plagas.

Al llegar a casa y si tenemos un cultivo interior, conviene cambiarse de ropa y de calzado si venimos de algún lugar que sea susceptible de plagas, como parques, jardines, el huerto, cultivos ajenos… Y decimos interior, porque es siempre más susceptible de plagas por sus condiciones siempre óptimas.

Si nos han regalado algún esqueje, lo primero que debemos hacer nada más llegar a casa, es darle una buena ducha con algún insecticida. También conviene tenerlos unos días en cuarentena, alejados de nuestro cultivo para que los posibles insectos no decidan irse a otra planta no tratada con insecticida.

Y ya que hablamos de los insecticidas, siempre son la mejor opción para tratar y prevenir plagas. Algunos como el jabón de potasio o el aceite de neem también funcionan bien como preventivos. Su uso regular mantienen a las plagas alejadas de las plantas.

La limpieza también es importante para una buena prevención. El área cercana a las plantas y la propia planta se deben mantener limpias. Retira o aleja otras plantas susceptivas de plagas como rosales o azaleas. También retira las hojas de la planta que se van cayendo o están a punto de caerse.

Si cultivas en el exterior, es posible que te encuentres en ocasiones insectos beneficiosos como mariquitas, arañas o mantis religiosas. Son excelentes guardianes y no tienen inconveniente en comerse pulgones, trips o saltamontes. Hacen una labor natural muy importante.

Aún con todo ésto, nadie nunca está al 100% a salvo de las plagas. Si dado el caso no entra una plaga en el cultivo, debemos primero identificarla. Si no lo tienes claro, busca y arranca alguna de las hojas más dañadas y vete a algún grow de confianza. Ellos te dirán de qué plaga se trata y cómo puedes tratarla.

Te interesaria?

Marihuana Medicinal: El Efecto Séquito

La marihuana, a diferencia de la mayoría de medicinas modernas, contiene una amplia gama de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *